,

El ICOMV acoge la IV Reunión de la Sociedad Valenciana de Neuropediatría

El pasado sábado 27 de enero se celebró en el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valencia la IV Reunión de la Sociedad Valenciana de Neuropediatría (Svnap). Este acto fue el escenario de presentación del proyecto T-Room, una iniciativa que consiste en conseguir que niños afectados por trastornos del espectro autista obtengan un diagnóstico temprano a través de una realidad virtual con estímulos visuales, olfativos y auditivos.

Mercedes Hurtado, presidenta del Colegio Médicos de Valencia, Ramón Limon,  subdirector general de la Evaluación de la Gestión Asistencial y Fernando Mulas, presidente de la SVANP

El doctor Fernando Mulas, neuropediatria y presidente de la Svnap, asegura que en el entorno virtual que se recrea “se puede hacer un seguimiento observacional del niño autista”, y de este modo, el proyecto no solo servirá de diagnóstico, sino también para intervenir una vez determinada la existencia de la patología. Para ello, se le coloca al paciente un sensor electrodermal en la muñeca que reconoce las sensaciones que le produce la recreación virtual de una escena de la vida cotidiana. Así, el sensor permite a los especialistas conocer “cómo se siente y cómo percibe la realidad” el pequeño y, a partir de ahí, establecer un paradigma de comportamiento con los datos obtenidos.

El proyecto T.Room fue el tema de una de las ponencias que recoge el programa de la reunión anual y que corrió a cargo de Elena Olmos, Luis Abad y Manuel Alcañiz, integrados en el proyecto de Red Cenit y el Instituto de Investigación e Innovación en Bioingeniería de la UPV.

Además, en la reunión participaron expertos de distintos hospitales, quienes abordaron otras cuestiones de neuropediatría como encefalopatías epilépticas, síndrome de Glass, síndrome Phelan-Macdermid, tratamientos farmacológicos, genética o la epilepsia y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (Tdah). Este último trastorno fue tratado por el doctor Mulas asociado a la epilepsia, ya que, señala, “es muy frecuente que en niños epilépticos se den trastornos de atención”.