La Fundación del Colegio de Médicos de Valencia distingue al Dr. Giner con el Premio al Mejor Médico Rural 2020

Este premio reivindica la figura del médico rural, indispensable para garantizar un sistema sanitario accesible y de calidad para todos

La Fundación del Ilustre Colegio de Médicos de Valencia (ICOMV) ha entregado su V Premio a la Mejor Trayectoria Profesional de Médico Rural al Dr. Ángel Salvador Giner Rodríguez. Este galardón es un reconocimiento al trabajo que ha desarrollado, sobre todo, en ambientes rurales, durante casi cuatro décadas.  Además, la Diputació de València ha colaborado un año más para hacer posible este reconocimiento a los médicos que desarrollan su labor en municipios con población inferior a 10.000 habitantes.

El acto, celebrado en el patio interior del Centre Cultural La Beneficencia, ha sido presidido por la presidenta de la corporación médica colegial, la doctora Mercedes Hurtado, por el presidente de la Diputació de València, D. Antoni Francesc Gaspar Ramos, y el secretario de la Fundación del ICOMV, el Dr. Francisco Fornés.

El evento ha sido inaugurado por el presidente de la Diputació de València, Antoni Gaspar, quien ha querido agradecer el trabajo del personal sanitario durante la pandemia de la COVID-19. Además, ha resaltado la gran labor profesional, pero también humana, que hacen los médicos rurales. “Todos somos personas y todos tenemos que poner nuestro granito de arena para hacer que el mundo siga girando”, ha concluido Gaspar.

Por su parte, la Dra. Mercedes Hurtado, presidenta de la Fundación del ICOMV, ha recordado el gran valor que tienen los médicos rurales, que suplen con su vocación y buen hacer la falta de recursos que muchas veces sufren los profesionales sanitarios que trabajan en localidades más alejadas de los núcleos urbanos. La presidenta ha explicado que “este galardón es una forma de reclamar y poner en valor el gran esfuerzo que realizan los médicos rurales cuya labor es indispensable para el sistema sanitario, y en ocasiones pasa desapercibida”.

El premiado, el Dr. Giner, en su discurso, tras recibir el galardón, ha querido acordarse de esos compañeros y pacientes que han perdido la vida durante estos meses. Además, se ha acordado de todos sus compañeros al recibir el premio “gracias por entregarme este galardón que no solo me representa a mí sino a todos los médicos rurales”. Además, el Dr. Giner ha querido matizar que antes se hacia medicina para curar, ahora todo ha avanzado y se hace también para prevenir. Sin embargo, ha hecho hincapié en que “el sistema sanitario organiza y dota de recursos y tecnología a los profesionales de la medicina, pero la tecnología no consuela, consuela el médico con su lado más humano”.

En esta ocasión el evento ha sido diferente, ha estado marcado por los protocolos de prevención de la COVID-19 y, como consecuencia de ello, un aforo muy limitado. Sin embargo, autoridades, familiares del premiado y representantes del ICOMV y de la Fundación no han querido dejar pasar la oportunidad de apoyar al Dr. Giner y estar junto a él en un día tan especial, en el que se reconoce su labor profesional y la de todos los profesionales sanitarios que, como él, anteponen en su día a día su vocación y sus ganas de ayudar y salvar vidas.

 

El Col·legi de Metges de València rebutja el valencià com a requisit lingüístic per a exercir a la Comunitat Valenciana

València, 19-10-20 L’Il·lustre Col·legi Oficial de Metges de València (ICOMV) s’oposa completament a la nova norma que marcarà el valencià com a requisit indispensable per a exercir la praxi mèdica en tot el territori valencià.

Des del Col·legi entenem que és completament inacceptable que el valencià siga un requisit indispensable per a poder treballar a la Comunitat Valenciana perquè, amb això, l’única cosa que s’aconseguirà és que els metges es vagen fora. Amb la falta de professionals que patim, de veres creuen que imposant el valencià garanteixen la salut de la població? No hauria de prevaldre el dret a la salut per damunt de tot? Podem entendre que el valencià siga un mèrit, però mai no un requisit que impedisca l’accés als llocs de treball.

La pandèmia ha posat sobre la taula els problemes que pateix el nostre sistema sanitari, hem vist com no hi ha suficients facultatius mèdics, no tenim pla B. Per molt que es necessite reforçar les plantilles si no hi ha metges no es pot fer res. No donen les xifres. Llavors, enmig d’una pandèmia mundial, on el personal sanitari, com moltes altres professions, està treballant sense descans, és necessari canviar la norma per a imposar el valencià? Es tracta ja d’una qüestió de prioritats, de decidir si volem que la gent tinga accés a la sanitat o de si els metges tenen per obligació que parlar valencià, encara que això supose l’enfonsament del sistema sanitari, que ja coixeja per si sol, amb valencià i sense ell.

El ICOMV porta anys advertint del dèficit que té el sistema sanitari a València, mostrant com cada any es jubilen molts més facultatius dels que comencen la seua marxa professional als hospitals i centres de salut. No obstant això, des de les autoritats no s’ha pres cap mesura per a posar solució a això, és més, any rere any veiem com el talent es va fora i sí, s’en van perquè ací les condicions no són bones, no sols no es valora el treball del metge, sinó que, a més, continuem veient com es fan contractes precaris i jornades laborals interminables. Necessitem més metges, el talent cal retindre’l, no podem deixar que els professionals es continuen anant i aquest nou requisit no ens ajudarà, la mà d’obra sanitària de qualitat escasseja.

No ens cansarem de repetir-ho, és moment de fer un gran pacte polític, deixant de costat les ideologies i totes les diferències, per a pensar de quina forma ajudar a la població valenciana, i més després d’uns mesos tan complicats en el que l’única cosa important hauria de ser treballar units per a superar la pandèmia mundial de la COVID-19.

La Junta de Govern del ICOMV

 

 

Declaración relativa a la solicitud de retirada del RD Ley de medidas urgentes de RRHH en el SNS – CGCOM

La Asamblea General del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), reunida el día 3 de octubre de 2020, pide la retirada del Real Decreto Ley 29/2020, de 29 de septiembre, de medidas urgentes en materia de teletrabajo en las Administraciones Públicas y de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud (SNS), para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la Covid -19. Ante esta situación el CGCOM quiere manifestar:

  1. La sociedad, los ciudadanos en general, y los pacientes en particular, deben conocer que este Real Decreto Ley se ha elaborado sin la participación de la profesión médica en clara infracción de lo dispuesto en el artículo 2.b del Real Decreto 1018/1980 de 19 mayo, en el que se establece entre las funciones del CGCOM el informar preceptivamente cualquier proyecto de disposición que afecte a las condiciones generales del ejercicio profesional.

 

  1. Su contenido supone un ataque a nuestro sistema de formación especializada, que, hasta la fecha, ha representado lo mejor del modelo sanitario español. El contenido del Real Decreto afecta a las titulaciones oficiales que se requieren, a los planes de estudio y a las condiciones de ejercicio de un sistema avanzado de calidad asistencial sanitaria por el que la sociedad y los médicos hemos luchado durante años.

 

  1. El CGCOM viene denunciando durante años la ausencia de políticas de planificación, ordenación y gestión de recursos humanos en salud, ha elaborado estudios sobre demografía médica, ha impulsado la necesidad de un registro de profesionales y ha clamado por el deterioro continuo de las condiciones laborales en términos de precariedad y temporalidad y la ausencia de reconocimiento para el desarrollo profesional del médico. Consideramos que cualquier medida destinada a responder a una situación como la que estamos viviendo no debe dejar atrás medidas urgentes para paliar las condiciones de trabajo de miles de compañeros y compañeras que hoy están dando lo mejor de sí con contratos en precario y sin horizonte profesional.

 

  1. Con respecto a la norma aprobada, consideramos que es una decisión equivocada conceder, incluso temporalmente, las competencias de los médicos especialistas a los médicos que no han obtenido su titulación, en aras de la calidad de la asistencia y de la seguridad de los pacientes, y nos sitúa fuera de la normativa europea, y especialmente de las Recomendaciones relativas a la Directiva 2005/36/CE sobre libre circulación de profesionales sanitarios y la armonización mínima de la formación en relación con las medidas de emergencia contra la Covid 19 (2020/C 156/01)

 

  1. La utilización de la figura prevista en el Real Decreto 1146/2006, de 6 de octubre, por el que se regula la relación laboral especial de residencia para la formación de especialistas en Ciencias de la Saludpara la contratación de personal con fines que serían propias de un nombramiento interino y que no seguirá ningún programa formativo, además de menospreciar la situación de los MIR que sí han obtenido una plaza, corre el riesgo de convertirse en una nueva puerta de entrada a la precariedad contractual del sistema público de salud.

 

  1. En relación con las medidas excepcionales en la circulación de especialistas entre atención primaria y hospitales y viceversa a las que se refiere la norma aprobada, no podemos consentir que lo que ha sido un ejemplo de compromiso, responsabilidad, solidaridad y buen gobierno clínico ante una situación de desborde de nuestro sistema sanitario durante los peores meses de la pandemia se normatice por Real Decreto. Toda colaboración de profesionales entre los niveles sanitarios debe darse por las necesidades específicas del territorio y por el respeto de sus competencias profesionales.

 

  1. Por lo tanto, pedimos la retirada del Real Decreto-Ley 29/2020, de 29 de septiembre, y de las medidas excepcionales que allí se contemplan dado que generan confusión en las organizaciones sanitarias y en los profesionales.

 

  1. Dada la excepcionalidad del momento, solicitamos que se tenga en cuenta la voz de la profesión médica, así como las propuestas de la Comisión de Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados, nuestras propuestas de acción, igualmente expuestas en la comparecencia en dicha Comisión el pasado 2 de junio y nuestros reiterados Comunicados al respecto. Nos comprometemos a trabajar de forma urgente en la implementación de planes de contingencias de carácter excepcional y de duración limitada al actual escenario de pandemia, que ayuden a combatir la pandemia de la Covid 19, mejorar las condiciones de trabajo de los médicos, la sobrecarga laboral y la calidad asistencial.

 

  1. El CGCOM, los Consejos Autonómicos de Colegios de Médicos y los Colegios de Médicos de España promoverán e impulsarán todas las medidas necesarias, tanto propias como las que emanen del Foro de la Profesión Médica, para la retirada del Real Decreto Ley 29/2020

 

Madrid a 3 de octubre de 2020

La presidenta del ICOMV recoge el galardón que el Diario Levante-EMV ha otorgado a todo el personal sanitario en reconocimiento a la labor realizada durante la pandemia del coronavirus

La Fundación del ICOMV abre el plazo para optar al Premio Mejor Tesis Doctoral

La Fundación del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valencia abre hoy, martes 14 de septiembre,  el plazo para presentar las solicitudes para optar al Premio Mejor Tesis Doctoral del curso académico 2018-2019. El plazo estará abierto  hasta el 16 de octubre de 2020 a las 14:00 horas.  Una vez cerrado todo, el fallo y la entrega de los premios se dará a conocer mediante un acto en la sede colegial y la fecha se comunicará con antelación.

Podrán concursar todas las tesis doctorales presentadas en el curso académico 2018-2019, cuyos autores sean médicos colegiados en el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valencia (ICOMV) antes del 1 de enero de 2020. Además, el aspirante deberá presentar el certificado de la calificación, expedido por la Universidad correspondiente de la provincia de València, adjuntando fotocopia de su DNI, Curriculum Académico y copia de la Tesis Doctoral.

Toda la documentación se remitirá a la Fundación del ICOMV, Avda. de la Plata nº 34, 46013 València, en español, valenciano o inglés. Finalmente, los ejemplares no premiados se devolverán a los aspirantes, quedando en poder de la Fundación del ICOMV el premiado, para su biblioteca.

 

 

 

 

No es competencia de los médicos certificar las ausencias escolares por coronavirus

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), ante la situación de pandemia y el regreso a las aulas en todo el territorio nacional manifiesta que no es competencia de los médicos/as certificar las ausencias escolares, que sólo pueden ser autorizadas por los tutores legales de los menores de edad según la legislación vigente.

Con el propósito de clarificar esta situación y evitar una mayor saturación en las consultas de Atención Primara, el CGCOM realiza la siguiente declaración sobre “Coronavirus, escuela y bajas médicas”.

 

  1. Una baja médica es un acto médico que se prescribe a una persona solamente en caso de incapacidad física o psíquica que le impida desarrollar su trabajo, en caso de que sea necesaria como parte del proceso terapéutico basado en un criterio clínico, o en caso de aislamiento profiláctico por contacto directo con un caso positivo como sería en un contexto epidémico como el actual.

 

  1. No es competencia de las y los médicos determinar si los padres o hijos e hijas en cuarentena, incluidos los casos en que no haya ningún positivo, puedan, o no, acceder a una dispensa laboral. Salvo positividad virológica nunca se tratará de una baja médica y, por lo tanto, en su caso, esta circunstancia deberá articularse y gestionarse a través de un circuito sociolaboral diferente al médico.

 

  1. Los médicos en virtud de la Ley están obligados a certificar estados de salud bien en un informe clínico o en un certificado médico oficial, pero no existe tal obligación para proceder a emitir certificados médicos con una finalidad predeterminada, solicitada por el propio paciente, sus padres o su representante legal, y que aparezcan contemplados en el propio informe o certificado.

 

  1. Ante la demanda o petición por parte de los padres o tutores de los menores de edad, es preciso saber que la ley no ampara esta petición, y que el médico no está capacitado para hacer justificantes escolares, de asistencia o no a los centros escolares.

 

  1. Según la legislación vigente, las ausencias escolares de los menores de edad sólo pueden ser autorizadas o justificadas por sus tutores legales. Los padres, que son quienes ejercen la patria potestad, son los únicos responsables de las acciones, incluso de carácter penal, de sus hijos menores. Por lo tanto, los médicos de Atención Primaria no tienen la responsabilidad de justificar faltas escolares. Es competencia de los padres y/o tutores legales la realización de un informe justificativo de dicha ausencia escolar.

 

  1. La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, establece que los centros docentes sólo pueden recabar datos personales de su alumnado, en la medida en la que estos sean necesarios para el ejercicio de su función educativa” y que “el derecho a la intimidad es especialmente estricto en lo referente a la salud”.

 

  1. Según el Código de Deontología Médica en su artículo 27, “el secreto profesional médico es inherente al ejercicio de la profesión y un derecho del paciente”.

 

  1. Bien se trate del informe clínico o del certificado médico, estos solo podrán ser emitidos como documentos que contienen datos personales de naturaleza sanitaria, y cuya finalidad es acreditar ante terceros un estado de salud o enfermedad, o un proceso asistencial prestado.

 

  1. En ningún caso corresponde al médico establecer si el escolar puede o no asistir a su centro escolar, medida que le corresponde a las autoridades educativas y sanitarias.

 

 

Madrid, 10 de septiembre de 2020

 

La presidenta del ICOMV y los Colegios de Médicos y Enfermería de la CV se reúnen con la Conselleria de Sanidad

La presidenta del ICOMV, la Dra. Mercedes Hurtado, se ha reunido esta tarde por videoconferencia, junto con los otros colegios de Médicos y Enfermería de la Comunidad Valenciana, con la Conselleria de Sanidad.

En la reunión se ha hablado sobre la situación que atraviesa el sector sanitario en estos momentos y se ha hecho hincapié en la urgencia de reforzar la Atención Primaria tanto con personal como con más medios para trabajar.

Además, todos los asistentes han coincidido en la necesidad de visibilizar el duro trabajo que realizan los médicos de Atención Primaria, en hospitales y centros de salud, pues en los últimos meses ha surgido una tendencia a considerar que la asistencia telefónica y los nuevos protocolos marcados debido a la pandemia del Coronavirus COVID-19  suponen una reducción del trabajo de los médicos, un pensamiento muy alejado de la realidad.

 

El ICOMV se adhiere al comunicado del Foro de la Profesión Médica ante las manifestaciones de los movimientos negacionistas del coronavirus COVID19

El Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valencia se adhiere al comunicado del Foro de la Profesión Médica ante las manifestaciones de los movimientos negacionistas del coronavirus COVID19

 

 

 

El ICOMV advierte que los médicos no están obligados a firmar certificados que eximan del uso de mascarillas

Ante las últimas situaciones que se están produciendo de forma reiterada en los hospitales y centros de Salud, en las que el paciente exige al médico con malas formas que le firme el certificado que le exima del uso de la mascarilla, el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valencia ha elaborado este cartel para informar a los pacientes de que el médico NO está obligado a hacerlo y que forzar al facultativo puede suponer un delito de coacción.

 

El ICOMV apoya a los médicos de Atención Primaria

“José María Lloreda es pediatra neonatólogo y ha escrito tres libros, un blog… y una cita falsa atribuida a Stanley Kubrick: “Dejaréis de ser héroes cuando la gente no tenga miedo. Dejaréis de ser héroes cuando a los políticos les interese. Ahora sois carne de cañón, por eso os llaman héroes”. Esta frase, que el médico escribió en su cuenta de Twitter el pasado 9 de abril, sin ninguna alusión al director estadounidense, se ha compartido en decenas de publicaciones, muchas de ellas con miles de compartidos, atribuyéndola a la película Senderos de gloria (1957) de Kubrick”.

Esta cita, auténtica del diario El País sobre una cita falsa de una película de Kubrick, se ha convertido en una profecía.

Llevamos unas semanas en la “nueva normalidad” y mientras comprobamos que la población le ha perdido el miedo al SARS Cov 2, coronavirus o, simplemente, “el bicho”, observamos dos fenómenos. El primero es completamente esperable, el virus sigue estando en la calle y el número de brotes aumenta de manera alarmante (ya son más de 300 nuevos contagios en el momento de escribir esta reflexión. El segundo es que la cita apócrifa de S. Kubrick se está convirtiendo en realidad y el personal sanitario, y más específicamente el personal médico de Atención Primaria, ha pasado de olimpo de los héroes a infierno de los villanos. La frase “los médicos de los ambulatorios no hacen nada, se pasan el día llamando por teléfono y no quieren ver a nadie” si no fuera tan larga sería trending topic en twitter.

En el primero de los fenómenos que observamos, nuestros mandatarios se pasan el día (y así lo deben hacer) recordándonos que hemos de mantener las precauciones universales (lavado de manos, distancia social…) e incluso legislando la mascarilla obligatoria hasta en espacios al aire libre. Bien por ellos, se merecen un aplauso y, por supuesto, se lo damos.

En el segundo, ya no podemos aplaudir. Si no fuera porque la PROFESIÓN va por dentro, porque nosotros somos los primeros que echamos en falta el contacto personal y presencial e insustituible con el paciente y, por qué no decirlo, porque en el fondo estamos acostumbrados a frases del estilo de “estás aquí porque yo pago” (prefiero omitir él “TE PAGO”), aquí muchas y muchos de los integrantes del colectivo médico de Atención Primaria llegan a casa llorando, cargados de frustración, después de una jornada agotadora que ha iniciado con entre 45 y 50 pacientes citados. Pacientes a los que hay localizar por teléfono (no es tan fácil y en la mayoría de ocasiones hay que llamar varias veces y a varios números sin desesperar en el intento). Una vez localizados, hay hablar con ellos (que, comprensiblemente, cuando están en contacto con su médico nunca cortarían la comunicación), conocer cuál es el problema que les aqueja, tomar decisiones clínicas (que en una buena parte acaban convirtiendo esa cita telefónica en una presencial en el mismo día, pero en un momento concreto para conseguir que el paciente no coincida con otras personas en el Centro de Salud), escribir todo eso en una historia clínica (en el “ordenador”), atender a pacientes que se han presentado con un problema urgente (o no tanto), llamar a algunos pacientes que sin estar citados sí lo están en la agenda personal de ese médico que acaba la jornada con entre 10 y 20 personas atendidas, además de las que ya tenía asignadas inicialmente (y eso sin contar que no deba hacerse cargo de una parte de la agenda de cualquier compañero al que le haya surgido un imprevisto y no pueda hacerlo él). Todo esto en un año en que las circunstancias epidemiológicas y, precisamente, la disponibilidad de tener contacto telefónico con el médico de cabecera hace que el paciente, aunque no está físicamente en su domicilio, incluso estando en otro país, llame a su Centro de Salud para ser atendido por su médico de cabecera, con lo que no se da la bajada de demanda asistencial típica de los anteriores veranos (que es atendida por un menor número de médicos ya que también ellos tienen derecho a vacaciones).

Ante todas estas circunstancias, sí que notamos a faltar el apoyo de esos mismos mandatarios que, en este caso, no salen a la palestra para dejar bien alto y claro que esos médicos y esas médicas son grandes profesionales, que no tiran la toalla pese a la sobrecarga física y emocional que representa trabajar con esa presión asistencial y en esas condiciones. Echamos en falta que expliquen a la población a la que representan cómo en los centros de salud se ha reorganizado la asistencia para tener circuitos separados donde atender pacientes sospechosos de estar infectados por el virus, sin que se mezclen con otros no sospechosos, separando a niños de adultos, evitando aglomeraciones en salas de espera, etc. Y todo esto para evitar que dos personas, una de ellas posible enferma pero asintomática (que podría ser el mismo médico) y la otra sana (entendiendo sana como libre del virus) acaben siendo dos enfermos de la Covid-19, para conseguir parar una pandemia que, aunque no está en las cifras de la pasada primavera, no está superada. En cuatro palabras: por MOTIVOS DE SALUD PÚBLICA.

Desde el Colegio de Médicos de Valencia pedimos a la población comprensión y apoyo a sus médicos, a esos profesionales que se han dejado la vida en el cuidado de la de ellos (aquí cabe recordar que más de la mitad de los médicos de España que han muerto como consecuencia de esta enfermedad eran MÉDICOS DE ATENCIÓN PRIMARIA).

Pedimos comprensión y apoyo a unos profesionales a los que no les preocupa llegar agotados a sus casas, porque eso lo tenían claro dese el inicio de su formación cuando con 17 o 18 años entraron en la Universidad, a lo largo de sus seis años de carrera y cuatro de MIR que son los méritos por los que están allí. Comprensión para esos profesionales a los que, repetimos, no les preocupa llegar cansados, pero que sí les preocupa llegar a sentir que alguien piensa que no les gusta su profesión de MÉDICO.

A nuestros mandatarios les pedimos apoyo en forma de campañas institucionales, declaraciones en medios de comunicación, redes sociales y donde haga falta para recordar que la Atención Primaria no solo no ha dejado de trabajar, sino que ESTÁ TRABAJANDO MÁS QUE NUNCA

PERO, PESE A TODO, EL MÉDICO SIEMPRE ESTÁ …. ¡PORQUE NOS GUSTA SER MÉDICOS!

 

La Junta de Gobierno del ICOMV

Representantes de los Consejos Autonómicos de los Colegios de Médicos, Enfermería y Farmacia piden el uso obligatorio de mascarillas y reforzar el Sistema Sanitario para evitar rebrotes

Los Consejos Autonómicos de los Colegios de Médicos, Enfermeros y Farmacéuticos se reunieron ayer, jueves 16 de julio, por la tarde en la Conselleria de Sanidad con la Consellera, Dña. Ana Barceló Chico, para hablar sobre las necesidades actuales del sector sanitario.

En la reunión, a la que asistieron la Dra. Mercedes Hurtado, presidenta del Consejo de Colegios Médicos Valencianos, Juan José Tirado, presidente del Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana y Sergio Marco Peiró, vicepresidente del Consejo de Farmacia de la Comunidad Valenciana, se trataron diversos temas.

Los consejos de los Colegios de Médicos, Enfermeros y Farmacéuticos hicieron hincapié en la urgencia de reforzar el sistema sanitario, pues es la única forma de poder afrontar un posible rebrote. Además, le pidieron a la Consellera que se recompense el esfuerzo de todos los que han trabajado en primera línea durante la pandemia, pues esto ya se ha producido en países como Francia y en otras comunidades autónomas dentro de España.

Por otro lado, los Colegios profesionales coincidieron en la necesidad de imponer la mascarilla obligatoria en toda la comunidad Valenciana como medida preventiva ante el rebrote del coronavirus COVID-19. Además, insistieron en que hay que proteger al personal sanitario de las agresiones, pues en los últimos meses están aumentando y esto es algo que no se puede tolerar, los sanitarios tienen que poder realizar su trabajo siendo respetados y con la máxima dignidad.

Finalmente, los tres Consejos Autonómicos de los Colegios de Médicos, Farmacéuticos y Enfermeros plantearon la idea de que se realice un homenaje a los sanitarios por parte de la Comunidad Autónoma, no obstante, esto es algo que debe nacer de los grupos parlamentarios.

 

 

El ICOMV defiende las reivindicaciones de los MIR

Valencia, 15-07-20, El Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valencia (ICOMV) apoya al colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de la Comunidad Valenciana en sus reivindicaciones para mejorar las condiciones en las que trabajan, que afectan directamente a su formación y al ejercicio de nuestra profesión.

La presencia de Médicos Internos Residentes es imprescindible en la sanidad española, siempre ha sido así, pero, sin duda, estos últimos meses ha quedado reflejado que son uno más en el hospital y en los centros de salud, han realizado un trabajo extraordinario en primera línea durante la pandemia del coronavirus COVID-19.

Por ello, desde el ICOMV apoyamos todas las exigencias de los MIR al considerar que es nuestro deber, como institución que vela por el bienestar de los médicos valencianos, defender la inviolabilidad de la formación de médicos especialistas. Entre todos debemos conseguir el respeto a los profesionales y la dignidad de nuestra profesión.

Desde el Colegio de Médicos de Valencia consideramos que es necesario fortalecer el sistema sanitario, y eso incluye fortalecer el ámbito laboral, retributivo y formativo de los MIR.

Instamos a la Conselleria a que escuche a los Médicos Internos Residentes, que tome todas las medidas que están a su alcance para satisfacer las demandas y que abra una mesa de diálogo para poder llegar a las mejores soluciones.

 

La Junta de Gobierno del ICOMV